Lo que pierdes por ser lesbiana

Yo creo que todas podemos estar de acuerdo en una única cosa: vivir es perder.

Desde que nacemos hasta que llegamos a nuestro fin, vivimos una constante pérdida. Perdemos tiempo, juventud, energías, ganas, alegrías. Perdemos belleza, vamos perdiendo sueños. Perdemos amores, familiares, amigas. Perdemos. Es algo de lo que, en mayor o menos medida, nadie es capaz de huir.

Por suerte, cada vez pesamos menos.

Transcurrimos por esta vida con dolorosa ligereza, de puntillas.

Con el alma más liberada y, al mismo tiempo, más aprisionada por nosotras mismas.

Es un hecho, además, que por ser mujer estás expuesta a perder más. Y, por qué no decirlo, y ya que estamos en el reinvindicativo Mes del Orgullo, particularmente por ser una mujer lesbiana.

Puedo dedicar este párrafo a hablar de todo lo que hay hemos perdido y es irrecuperable. Los años anteriores al 2005 en nuestro país, en los que el matrimonio era imposible. Así, hemos perdido incontables parejas que no han podido ejercer su derecho legítimo a unirse legalmente como el resto de las personas. Y, perdonadme, 2005 es una fecha tardía e insuficiente. ¿Cómo podemos devolverme esas vidas perdidas a las que no las han tenido? No podemos. Ese dolor, ese estigma, ese sufrimiento, siempre formará parte de todas nosotras. Lo sabemos: no podemos permitirnos el lujo de olvidarlas.

Pero no hace falta ir muy lejos. Esta misma semana, la imagen de dos mujeres violentamente golpeadas en Londres sacudía las Redes Sociales, los periódicos y nuestra libertad. La razón: su orientación sexual. A veces, todavía hoy, todavía en nuestro país (o en países muy cercanos) existen mujeres del colectivo que se quitan la vida por no poder soportarlo. O que entierran lo que son por el miedo y por la maldita culpa (la religión, el machismo, los valores…). A día de hoy, mientras lees este post, hay una niña muy cerca de ti sufriendo por esos sentimientos que, tal vez, nadie le quiera ayudar a entender.

Perdemos.

No solo lo perdido (que es, en cierto modo, irrecuperable) si no que seguimos haciéndolo. Y hablo con conocimiento de causa, de lo que a veces prefiero no ver ni sentir, pero está ahí. Aunque todavía tengo la gran suerte de convertirme en una mujer afortunada por el lugar del mundo en el que el sorteo me ha hecho nacer y crecer. No puedo olvidarme de las hermanas que viven en los 169 países donde los derechos de las personas homosexuales no están reconocidos. Y no solo eso, sino que en muchos de ellos es un delito incluso castigado con la pena de muerte.

Eso lo estamos perdiendo hoy en día. Ahora. Ahora mismo. Ahora mientras izamos las banderas de arcoiris. Que no son banderas, que son lágrimas de rencor y dolor. Que intentamos disfrazar con las ansias de reivindicar y de la alegría. Pero estamos rotas. Aunque eso, tal vez, solo nosotras podemos saberlo.

Y yo también he perdido mucho. Creo que por eso tengo ojeras y, a veces, me cuesta respirar. He perdido a casi toda mi familia, he perdido el derecho a ser una más y he perdido el amor de algunas personas a las que quería y, creía, me querían a mí. He perdido una religión que amenazó con destruirme y me he convertido en una expulsada, en una persona a la que le tienen que girar la cara por la calle. Y que, a veces, debo pedir perdón por el daño causado.

Eso lo pierdo. Aunque ya tenga casi veintinueve años, haya resuelto mis conflictos y sea independiente. Y pierdo la libertad de pasear por mi pueblo de siempre (prefiero huir de allí) o de encontrarme con mis amigas de siempre (que muchas no se esfuerzan en entenderlo, que te juzgan, que te preguntan, que te pierden). Y pierdo la libertad de expresar mi vida en pareja en mi lugar de trabajo, con temor a incomodar a alguien (más que de incomodarme a mí).

Pierdo sí.

Y pierdo cuando al escribir me preguntan si soy lesbiana, si escribo para lesbianas, si voy a escribir alguna vez algo que no sea de lesbianas.

Ser de lesbianas.

Perdonarme. Os pido perdón. Os pido perdón por tener que ser yo la que os abra los ojos, aunque os duela, y os tenga que decir que la ignorancia y la falta de afecto os ha corrompido y os hace perder también. Sí. Perdéis. Porque nos estáis perdiendo a nosotras mismas. Nosotras, que tan solo anhelamos amarnos y traeros luz.

Photo by Chase on Unsplash

Anuncios

5 comentarios en “Lo que pierdes por ser lesbiana

  1. Elisa dijo:

    Yo solo puedo hablarte desde el punto de vista de una mujer pero entiendo toda esa pérdida que tienes y tenéis las mujeres lesbianas.Y lo entiendo porque lo veo y tengo amigas que lo han pasado mal cuando eran más jóvenes.Y ya siento yo que no contaran conmigo cuando lo necesitaron ya fuera porque pensaran que lo rechazaría(yo lo sabía pero no preguntaba por no molestar) o yo que sé.El caso es que viendo la noticia de hace pocos días se te cae el alma a los pies que gente joven tengan tanto odio metido en el cuerpo.Pero mira te voy a contar que ayer domingo estando en la playa pasaron paseando dos chicas de la mano,dandose besos y todo eso.Bueno pues años atrás la gente se volvía a mirarlas dandose codazos.Lo mejor es que ayer nadie se volvió y a nadie la llamaba la atención.Me alegré un montón que ya lo tengamos asumido y lo respetemos(salvo excepciones).A mi no me cabe en la cabeza perder familia y amistades por ese motivo.A mi no me han enseñado eso.Sigue escribiendo, pero por favor escribe para todas,lesbianas o no(esto es por puro egoísmo ,para que no me hagas la puñeta dejando de escribir lo que te dé la gana porque alguien te pregunte tonterías).Muy buena entrada como siempre.Y como siempre,un abrazo.

  2. Ana dijo:

    Mi querida Miriam:
    Tienes toda el derecho a sentirte asi, tal cual te has dejado sentir en este nuevo post. Es evidente que, a dia de hoy, la ignorancia, la falta de tolerancia y el respeto se ha perdido (si, también se pierde). Por ello existe actos imperdonables hacia personas que no hacen mal a nadie, que viven su vida sin interponarse negativamente en la vida de nadie y que, según unos cuantos descerebrados, su única culpa es ser homosexual.
    Lo repito: PANDILLA DE DESCEREBRADOS!!!
    No llego a entender porque dos mujeres (o dos hombres) deben esconderse, deben verse obligados a no disfrutar en pareja con total libertad como cualquier otra pareja. No entiendo porque l@s juzgan o porque l@s someten a humillaciones.
    Entiendo tu rabia, Miriam. Pero no debes nunca rendirte y no debes nunca de alzar tu voz y tus letras para alcanzar tu libertad.
    Piensa que no has perdido, todo lo contrario. Porque todas aquellas personas que te han abandonado a tu suerte son gente que en verdad no te valoraba, no te respetaba y no te apreciaba de verdad y, cuando esto sucede, mejor dejarlas marchar sin ningún tipo de sentimiento.
    Heterosexual o homosexual, lo más importante es la persona. Eso es lo que siempre hay que pensar. Lesbiana, gay o ” hetero” detrás de un adjetivo hay una persona con sentimientos que sufre, que siente y que vive como tú y como yo.
    Sigue adelante y nunca bajes esa bandera de colores porque no debes nunca dejar ser quien eres de verdad y con el corazón.
    Animo amiga!!

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s