¿Pero lees?

Creo que es complicado medir hasta qué punto leer es importante. Fuera del concepto de rata de biblioteca que me gané a pulso durante mi época estudiantil (y del que me siento tremendamente orgullosa), no creo que leer ahora se vea como algo negativo en ningún caso. Leer siempre queda bien, tiene su atractivo. Un entretenimiento sano y enriquecedor, del que podemos disfrutar en cualquier parte.

Existen muchas encuestas publicadas sobre la población lectora activa que dan verdadera lástima (aunque a mí nunca nadie me ha preguntado si leo o no, así que pondré en duda que el desastre sea tan apocalíptico). También se leen noticias, nada aisladas, de la cantidad de librerías y pequeñas editoriales que echan el cierre sin remedio. La economía atraviesa tiempos difíciles, y la cultura es una de las primeras damnificadas. No podemos echarnos la culpa. Para leer necesitamos seguir comiendo, por mucho que nos gustaría que la literatura fuera nuestro bien de primera necesidad.

La idea de esta entrada me la ha dado la viñeta de Flavita Banana, a la que sigo asiduamente y admiro. Es, realmente, reveladora:

22424453_1975276952722680_2896502097303547595_o.jpg

Leer tal vez no te convierta en mejor persona (aunque seguro que sí), ni te solucione tus problemas, no te hace tener un cuerpo bonito, aunque probablemente si lees antes de dormir descases mejor. Pero, quizás, te fluyan mejor las ideas en una conversación o, quién sabe, es posible que llegues a comprender mejor a las personas que tienes a tu alrededor o a ti mismo. Lo creas o no, puede ayudarte a vencer una aflicción, una ruptura, puede mitigar la soledad o hacerte ver que lo que tu sientes no es tan extraño.

La viñeta expuesta no viene demandando que leer pueda sustituir a nuestros estudios, nuestra carrera profesional o al ejercicio diario que debemos hacer. Más bien es una declaración de intenciones. Leer puede hacernos poderosos, nos otorga sosiego y nos permite parar. Es una de las mejores maneras de dialogar con uno mismo, de viajar sin moverse de casa o de conocer a infinidad de personas que merece la pena conocer. Leer, además, nos convierte en seres inquietos y ávidos de más conocimiento. Y nos protege, ¡maldita sea!, nos protege de la estupidez que nos bombardea día a día.

FLAVITA4.jpg

En mi día cotidiana no me dedico a predicar a mis amigos para obligarles a que lean, no soy una evangelista literaria. Pero de vez en cuando surge el tema de los libros y a veces me miran con cara de yaestáestaotravezconlosdichososlibros. Cuando me preguntan qué quiero de regalo siempre digo que con un libro acertarán. ¿Un libro? Yo nunca me he leído un libro, me dijeron una vez (o muchas veces). ¿Ni un solo libro? Se encoge de hombros y me mira como si no entendiera dónde está el problema. Y yo la única respuesta que le sé dar es: ¿Pero no tienes curiosidad por saber lo qué dicen?

Y dice que no.

Tiene carrera, dos máster de nombre impronunciable y se gana la vida a base de bien. Y ha conseguido todo eso sin leerse ni un solo libro (entendamos, novela). A todo esto me quedo patidifusa y ese no es cómo una bofetada seca en la cara. Porque es un reflejo real e innegable que tiene, además, difícil solución. La ausencia de lectura puede provocar enfermedades que no tienen cura: la terquedad, la mente obtusa, la ideología cerrada, la dificultad para comprender a los demás, etc. También seca nuestra imaginación y atrofia nuestro intelecto creativo. ¡Toda una serie de desdichas! Para colmo, podemos sufrir un terrible aburrimiento en el avión, en el tren o en la sala de espera del médico si nuestro amado Smartphone se queda sin batería.

Podemos ponerla de moda. Me refiero a esa pregunta de ¿Pero lees?. Lanzarla al aire en el trabajo, en una cena de amigos o cuando acabamos de conocer a alguien. Tal vez, con el tiempo, consigamos que ese número de no vuelva a reducirse, aunque sea un poquito.

11 comentarios en “¿Pero lees?

  1. David Pierre dijo:

    Yo también flipo bastante con estos temas. Solo con decirte que he conocido a estudiantes de Filología cuyo referente era ’50 sombras de Grey’ (algún profesor se había reído de ellxs) y a otrxs que han estudiado Filología y luego otra carrera directamente relacionada y NO LEEN, es más, lo odian… Simplemente no me entra en la cabeza.

  2. Esther Morera dijo:

    Se me ocurre ahora que los libros son, probablemente, lo único que le puedes dar a un hijo y (prácticamente) nadie te criticará por ello. Así que tienen que ser buenos a la fuerza 🙂

    ¡Me ha encantado esta entrada!

  3. La escritora entre el centeno dijo:

    Este tema me resulta también muy descorazonador. Por suerte a mis amigos sí les gusta leer, pero cuando ya salgo de ese círculo y vuelvo a toparme con la realidad de que eso no es lo normal, se me parte el alma, porque me gustaría poder hacerles entender lo bonito que es leer.
    En fin, probaré a hacer esa pregunta más a menudo.
    Un abrazo, Miriam 🙂

  4. Ana dijo:

    ¡¡Me ha encantado!! Sencillamente me ha encantado y me ha parecido un tema que siempre queda relegada a un segundo plano pero que da mucho juego.
    El tema lecturas es un punto que nos permite siempre conocer más: conocer personas, conocer diversidad de puntos de vista sobre diferentes temáticas literarias, conocer que nos aporta…
    Creo sinceramente que leer es totalmente beneficiosa para la salud en todos sus sentidos. Sí, así lo afirmo.
    Cuantas veces me ha salvado de una oleada de aburrimiento asfixiante o cuantas veces me ha ayudado a coinciliar el sueño. O cuantas veces me ha ayudado a replantearme mi día a día, o cuantas veces me ha ayudado a contar historias.
    ¡¡¡Los libros… esos grandes amigos!!!
    Como tú bien dices, MIriam, ojalá pronto ese no se reduzcan aunque sea un poquito.
    Un abrazo.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s