Hace tiempo…

He cometido más errores en mi vida de los que podría detallar. Y, con ellos, puedo hacer dos cosas: aprender o escribir historias que me ayuden a superarlos.

Así comienza el prólogo de la segunda y última parte de Marafariña. Mi tercera novela, que siempre será la primera, y que he terminado de escribir esta semana. Ahora me siento cómo si me hubiera quitado una pesada piedra de encima, como si acabara de salir del agua después de estar siglos sumergida. Me siento libre, un pelín poderosa, enérgica y cohibida.

Y perdida, también.

Es extraño. Tener a mi lado esa historia inconclusa era cálido pero me torturaba. Quería librarme de ella, pero hacerlo bien. Dejarme la poca vida que le quedaba a mis musas entre sus páginas y que brillara con el esplendor que soñé desde niña. Sí, desde niña soñaba con este proyecto literario a todas horas. Hoy ya he puesto el punto y final. Es un día grande, pero también un día frío.

No pretendo ponerme excusas ni sentirme derrotada; nada más lejos. Soy obcecada y seguiré caminando hacia adelante, o hacia la derecha. O hacia arriba. Hace tiempo que he dejado de tener miedo, solo un poco de resquemor porque las cosas bonitas no sucedan con más facilidad que las cosas difíciles. Pero sé que de nada vale sentarse a esperar, ni lamentarse, ni retorcerse en las complicaciones de la senda. No sé en qué maldita hora empecé a obsesionarme con escribir, pero fue lo mejor que pudo pasarme en la vida.

Marafariña. Marafariña. Para mí ya se queda atrás, pronto, muy pronto, será vuestro turno de leerla y darle la despedida que merece. Y, con ella, se irá una Miriam que ya tenía ganas de dejar marchar. Una Miriam que tenía muchos fantasmas, demasiados, y que se sentía un tanto encadenada a la responsabilidad de hacerse justicia a sí misma.

Creo que con esta bilogía he alcanzado cierto culmen personal y literario. También he subido varios escalones en mi crecimiento personal. Y aunque ha sido una senda difícil, impropia, torpe, solitaria, también ha sido lo más hermoso que viviré jamás.

Nunca volveré a abrazar un proyecto cómo éste. Eso me atemoriza pero, a la vez, no sabéis lo feliz que me hace.

10 comentarios en “Hace tiempo…

  1. Esther Morera

    Enhorabuena por este paso de gigante. Por ser capaz de usar las palabras para sanar y para transmitir. Créeme, en tu sinceridad, en tu vulnerabilidad, en ese punto de timidez con el que escribes que te sientes «un pelín poderosa» (me ha encantado la expresión), en la fuerza que destilan tanto tus palabras como tus espacios, hay magia. De un tipo particular, de esa que han sabido conjurar tantas mujeres a lo largo de la historia; me fallan las palabras para poder explicarlo mejor.

    Solo quiero transmitirte que lo que logras es hermoso, y es importante. Las torpezas que te empeñas en destacar en tu camino son las que lo vuelven real, las que te permiten llenar de calidez a otras personas que puedan identificarse contigo, con tus vivencias, retos, dudas…

    Estoy deseando entrar de nuevo en Marafariña. Y también descubrir contigo el camino que se abre después para tus letras.

    1. ¿Sabes una cosa, Esther? Siempre me prometí que si hubiera alguien, aunque tan solo fuera una persona, que lograra leerme y comprenderme valdría la pena todo el camino.

      Y tú eres una de esas personas. Gracias, de verdad.

  2. MIRIAM J COLLAZO

    Hoy me he tomamdo una copa de vino y brindado por Ti.

    Mi maravillosa excritora, me siento feliz por Ti, porque as podido terminar nuestra Marafarina. Espero anciosa poderte tener entre mis manos, tu obra, y difrutarla y sufrirla y amarla. De volver a encontrarme con Ruth y Olga y con este tu yo tan dentro y maravillosa.

    No as subido uno cuantos escalones, as subido elevadores de rascacielos en tu tan poca edad.

    El escribir te a ayudado a vivir a encontrarte a ti mismo y de una manera indirecta as tocado la vide de muchos, como la mia.

    Debes de sentirte tan orgullosa de ti 🙂

    Pero por favor no nos abandone, sigue escribiendo para todo nosotros, tu publico que valora tu excelente labor y que difrutamos de Ti.

    !Muchas felicidades ere amazing!

    Miriam, muchas gracias.

  3. Deseando también leerte Miriam.
    Tú sabes que cuentas con una lectora acá desde tiempo primitivos en el foro.
    Creo que debemos seguir apoyándonos entre nosotros, entre los que estábamos en ese foro, seguir leyéndonos como lo hacíamos, no importa si te gusta o no te gusta lo que escribía, no sé, es una especie de golpecito en la espalda.
    Siempre recuerdo que fuiste la primera que me comentaste en el foro, incluso me avisaste que estaban de mudanza, ¿recuerdas? jeje Sin ti hubiera quedado en un lugar frío y solitario.
    Me interesa leer esta segunda parte. Fue bonito verte crecer con “Todas las horas mueren” y tengo mucha expectativa con la segunda parte de “Marafariña”.
    Éxito y renace con algo nuevo, siempre escribe, nunca te detengas.

    1. No quedamos muchos de ese foro tan especial; pero los que quedamos, quedamos con verdad. Tú, y otros cuantos, me habéis empujado a ser lo que soy ahora.

      Bendigo esas amistades tan especiales, entre ellas, la tuya. Siempre has sido una de mis escritoras favoritas, y lo sabes.

      Gracias por seguir a mi lado, Padme.

  4. Me sale darte la enhorabuena porque terminar un proyecto de esa envergadura es todo un logro, aunque entiendo tu sensación agridulce. Tiene que generar cierto vértigo dar por finalizado algo tan primigenio, tan tuyo… Creo que la mayor parte de lo que somos es construcción, así que tengo el convencimiento de que seguirás construyendo tu identidad y tu futuro a través del encuentro con otras vivencias, emociones, perspectivas, que seguro generarán nuevas metas. Un fuerte abrazo.

  5. Estimada Miriam, cuántas buenas noticias, es fantástico que pudieras finalizar un ciclo, que si bien ha sido duro y agotador te ha dejado más fuerte, te ha hecho madurar y ha permitido que muchas personas podamos disfrutar de tus letras al permitirnos descubrir esa escritora maravillosa que eres.Son muy pocos los que pueden decir que no tienen miedo,eso es algo que debes atesorar y agradecer, una cosa más que surgió de lo vivido. Y ahora estás pronta para nuevos vuelos y nuevos desafíos, nuevos comienzos y nuevos cierres, eso es la vida, disfrútala, sobre todo disfruta de todo lo bueno que vas recogiendo en el camino. Un fuerte abrazo.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s