Acerca de escribir, cambiar, crecer…

Ante de comenzar, cito textualmente de unas palabras que la escritora María Oruña ha publicado en sus Redes esta semana:

¿Qué construye a un buen escritor?
¿El talento? ¿La técnica? ¿La ineludible suma de ambas?
Yo creo en el talento como herramienta fundamental. Y en la técnica como pulidor imprescindible para, a la larga, no quedarse en el camino.
Pero también creo que el buen escritor es, fundamentalmente, quien tiene algo que contar. Y no considero que tenga que haber ido a uno, ninguno, ni a docenas de talleres de escritura creativa. Puede serle útil, desde luego, pero el mejor maestro, en mi opinión, es leer. Y leer de todo, de la forma más heterogénea posible.

Y, como ella misma cita del novelista y poeta Jonh Gardner:

…Pero sólo sobrevivirá el escritor realmente grande, el que entienda plenamente cuál es su oficio, el que esté dispuesto a dedicarle el tiempo necesario y a asumir los riesgos también necesarios, dando por hecho, claro está, que el escritor sea profundamente honesto y, al menos, en su escritura, cuerdo.
En un escritor, la cordura no pasa de ser esto: por idiota que pueda ser en su vida privada, jamás hará trampas cuando escriba.

¿Pueden tratarse de reflexiones más acertadas y más sinceras que estas?

Me parecen brillantes, en su conjunto. Definen la literatura y el escribir con honestidad, con verdad, lejos de los tópicos, lejos de los tediosos discursos de marketing que no tienen alma ni intención artística. Hay esperanza, todavía, cuando figuras de la literatura contemporánea como esta autora gallega nos regalan reflexiones tan verdaderas y valientes como tal.

Llevo más de un año en el mercado literario nacional e internacional, publicando esencialmente en formato digital, aunque he tenido el gusto de realizar varias ediciones de mis novelas en papel. El caso es que, bajo un nombre desconocido y una etiqueta de género intimista que a muchos les resulta soporífera resulta complicado mantenerse fiel a una misma e intentar llegar a lo más alto de los rankings de ventas.

Entonces llegó un punto que asumí mi verdad. Y a partir de entonces estoy más tranquila, y saboreo el llamado éxito a diario, sin necesidad de ser la que más vende, sin necesidad de que mis regalías me permitan dejar mi otro trabajo, sin necesidad de ser aplaudida por una gran masa de lectores. Y esta verdad es la que nace de cada latido, el motivo primero por el cuál la Miriam niña comenzó a escribir en una libreta porque le gustaba imaginar, sin pretensiones, sin ser ambiciosa, sin querer ni tan siquiera ser recordada. Esa Miriam inocente que escribía, solo escribía, para ella.

Y yo he decidido proteger mis novelas y protegerme a mí.

¿Hay sacrificio? Sí.

Porque nada te garantiza que seas buena en tus letras. Hay personas que te dirán que sí, otras que te fusilarán. Y la mayor parte que ni siquiera te dedicarán un minuto de su tiempo.

Con esto quiero decir que he crecido mucho en los últimos meses, sobre todo a raíz del Concurso Indie 2016 donde he estado rodeada durante un tiempo por otros autores con las mismas inquietudes que yo y con otros guiados por diferentes intereses diferentes. Y, la verdad, resulta complicado encajar en ocasiones.

Porque, sí, el escribir es algo a lo que te tienes que enfrentar solo en realidad.

Y yo he decidido proteger mis novelas y protegerme a mí.

Esto es arriesgado, porque hay personas en este cambio de actitud que han creído que yo me olvidaba de los míos, de todos esos autores que he leído y reseñado (y no son pocos), a los que guardo en mí y a los que he dedicado parte de mi tiempo. Sin embargo, ese tiempo es en esencia mío, cada uno decide a quién y a qué dedicárselo. Es cierto que he sufrido una metamorfosis importante, que he dejado mi Blog personal para centrarme en la crítica literaria en A Librería, que ya no puedo leer a tantos compañeros como antes, que mis metas son otras y que mi actitud también.

Pero escribir es un ejercicio duro. Después de terminar Marafariña Todas las horas mueren estoy exhausta y necesito calma. Ahora estoy escribiendo en el regocijo del silencio y eso exige mucho de mí.

Estoy en el momento de escuchar a los que quieran hablarme, de asumir las críticas y de abrazar los elogios.

Estoy creciendo y aprendiendo, estoy buscando mi lugar, mi propio lugar. Estoy defendiendo mi tierra imaginaria conquistada, mi Marafariña y mi Fontiña. 

9 comentarios en “Acerca de escribir, cambiar, crecer…

  1. Como todo en esta vida la gran pregunta es ¿qué precio estás dispuesto a pagar? Se la puede uno formular de mil maneras y considerar otras tantas derivadas, pero al final queda la verdad desnuda y suele ser descubrir el motivo real que te impulsa a hacer algo. Hay que ser fiel a ese motivo para que todo tenga sentido. El resto son formas, circunstancias y decidir con integridad las concesiones que se deben hacer. Todo vale nada si el precio es dejar de ser honesto con uno mismo.

  2. Particularmente amo tu forma tan detallada de describir las cosas, si marafariña fue hermosa, todas las horas mueren fue perfecta y creo que autores así no deben perderse nunca. Si bien es cierto que la pirateria y las descargas ilegales son como piedras en el zapato en el camino del autor, a quienes enamoraste con tu primera novela debemos (Es nuestra responsabilidad) denunciar a quienes lo postean si quieremos un libro mas.

    Sigue adelante Miriam.

  3. Esther Morera

    Estoy segura de que se me escapan muchas de las cosas que hay detrás de este mensaje. Transmite cierta melancolía además de la pasión y firmeza habituales. A mí sigue pareciéndome que tienes muchos motivos para sentirte orgullosa, que de cada experiencia, como dices, se aprende y se madura.

    Recuerda que el sitio de cada uno es personal, que encajar en un grupo no quiere decir ser igual a los demás o tener los mismos valores u objetivos; y que cada cual señala su camino, y necesitará hacer cosas diferentes para permanecer fiel a sí mismo.

    Para mí eres uno de los grandes descubrimientos del concurso indie. Y lo seguirás siendo te lleven tus pasos donde te lleven. Gracias Miriam!!

  4. Ánimo, Mara :). Es duro competir en el mercado literario, y sobre todo sobrevivir de ello. Pero como tú muy bien dices, es mejor saborear el éxito de cada lectura que se hace. Es complicado que no te lleve la ambición de querer más, pero pequeños pasos cambian el mundo. Por eso estoy de acuerdo contigo.

    ¡Un beso!

    PD: Estoy a puntito de terminar tu libro, aunque he empezado quizás la casa por el tejado jaja. Te haré una reseña en cuanto pueda ^^. ¡Sigue así!

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s